viernes, 27 de septiembre de 2013

Contradicción...

Volver a creer en la magia
por no querer ir a la cama
y mira ahora la contradicción,
aunque de vez en cuando
venga bien una tarde de salón.
Ahora son diferentes sitios
pero los mismos sentimientos,
y aunque es distinta la zona
son los mismos reglamentos
los que quiere controlar nuestras vidas.
Descubrí en este tiempo
que no sólo una rubia me entiende
y esto parece Estados Unidos,
unas en las barras
y la otra en las estrellas.
No importan las horas,
los minutos, los kilómetros,
todo es poco en mi cerebro,
no me siento mal por sentirme mal,
me siento mal cuando no puedo.
En realidad ya no sonrío
me lo robaste,
por eso no te vayas
mientras pueda alcanzarte
y me contagies esa sonrisa tuya.

Bueno, nada más por hoy, disfrutadlo y compartidlo. Seguid con vuestras cómodas vidas.

2 comentarios:

  1. Últimamente te leo algo melancólico, querido! Pero como siempre... Precioso y con sana envidia;)

    ResponderEliminar